Telefono   963 17 23 44       WhatsApp   697 210 298       Inglés Español

Vino de Naranja, la esencia del Mediterráneo – Valencia

Quienes Somos o …. ¿qué tiene esta gente en la cabeza para elaborar Tarongino?

Tarongino, es elaborado de manera artesanal por Naranjas Ché.

Naranjas Ché es una empresa familiar de la familia Antelo Mencheta, con más de cinco generaciones de experiencia en el cultivo de naranjas y clementinas de Valencia, la región más conocida del mundo por la calidad de sus cítricos. Nuestros campos están situados en Sagunto (Valencia), en la Comarca del Camp de Morvedre, zona citrícola de gran tradición.

En 2.004, nuestros padres, nos dejaron paso en la gestión a la nueva generación. Guillermo, Gonzalo y Javier Antelo,  quisimos dar un paso más, apostando por el máximo respeto a la salud de nuestros clientes y el cuidado del medio ambiente, pero con el reto constante de esforzarnos por conseguir y mejorar la calidad de nuestra fruta. Para ello, incorporamos prácticas biológicas y alcanzamos la certificación ecológica. Desde entonces, hemos hecho lo que mejor sabemos, cuidar de nuestros naranjos y mandarinos para obtener una fruta honesta, natural, con la máxima cantidad de vitaminas y minerales que nos proporciona nuestra esencia mediterránea, sol, temperaturas suaves y la brisa del mar.

Nuestro espíritu de mejorar, de innovar, de dar valor añadido a la naranja nos ha llevado a investigar, a invertir nuestros esfuerzos (y ahorros) en Tarongino, una bebida artesanal, 100% de naranjas Valencianas e inspirado en la Esencia del Mediterráneo que hace realidad un sueño. Poner a su disposición las cualidades y verdadera naturaleza de la Cultura Mediterránea.

Equipo: somos un grupo de 5 personas, jóvenes (cada vez menos) y emprendedoras (cada vez más).

Guillermo-Antelo-TaronginoGuillermo Antelo (Valencia – España – 1975)

Ingeniero Agrónomo y director de Naranjas Ché.

Es el hermano mayor. Aunque eso de mayor es por edad exclusivamente, no es un dato oficialmente confirmado, pero se cree que no llegue a 1,65 de altura.

Es una combinación perfecta pero contradictoria entre perfeccionismo paranoico y pragmatismo aplicado. Además la idea fue suya, así que los brotes de inspiración irracional tampoco hay que obviarlos.

Toda su vida ha estado vinculada al cultivo de cítricos, siendo un gran experto en la materia, capaz de distinguir entre 27 diferentes variedades de naranjas de formas diversas, distinguiendo tonalidades, cantidad de zumo, concentración de azúcares, …. a una distancia de 567 metros. Pero es incapaz de verle sentido a cultivar pimientos rojos en vez de verdes.

“Esta foto no me hace justicia y con eso de que pese menos para la web me habéis dejado de pena”

Gonzalo-Antelo-TaronginoGonzalo Antelo (Valencia – España – 1983)

Título de Grado Superior en Gestión Comercial y Marketing.

Su sueño es que se beba Tarongino en las bases antárticas permanentes, la Estación Espacial Internacional y el centro de investigación submarino Aquarius.

Hermano mediano de la familia, extrovertido, simpático, pero se irrita con facilidad ante las pequeñas injusticias diarias: comprar pan hoy pero comer pan de ayer, que el agua caliente tarde más de 2 minutos en llegar a la ducha o encontrar un tono de móvil algo agradable. Ante las grandes injusticias sociales o medioambientales es capaz de combatir hasta el final y abrirse paso a mordiscos, más de uno lleva sus dientes marcados en el antebrazo.

Aspira a que podamos vender Tarongino porque a la gente le guste su frescura, su vitalidad, que sepa apreciar lo auténtico y lo natural que hay en una botella, pero no quiere que nos hagamos ricos con ello, algunos de los 5 discrepamos en este punto.

“Pues yo he salido bastante bien, pero …. ¿por qué me he dejado este bigote a lo Pancho Villa”

Javier-Antelo-TaronginoJavier Antelo (Valencia – España – 1985)

Abogado, aunque reconoce que las leyes son muyyyy aburridas, sus pasiones son los deportes extremos, bailar hip hop y ayudar en la elaboración de Tarongino.

Tiene la habilidad de poder dormir con los ojos abiertos.

Puedes pedirle cualquier favor que lo hará sin rechistar, las únicas condiciones son que le des las instrucciones de forma detallada y que no pidas nada a la hora de la siesta, hábito que no perdona ni a sus hermanos.

Amante de la buena mesa.

“Menos mal que no estuve el día de las fotos. Menuda pose de panolis que tienen.”

Juan-Alberto-Anaya-TaronginoJuan Alberto Anaya (Valencia – España – 1982)

Enólogo, grado de ciencia y tecnología de los alimentos, ingeniero químico, … creemos que tiene algún título más que no nos quiere decir por humildad. Malas lenguas de los círculos académicos rumorean que también tiene un máster en lectura de manos, tarot y astrología kármico-esotérica.

En cualquier caso, es un verdadero mago de la enología.

Al igual que Galileo, es repudiado por algunos pero admirado por todos, ha tenido la valentía de asumir el reto de hacer un Vino de Naranja, una herejía para un puñado de inmovilistas y un milagro para la gente que ve en los cambios y en la diversidad el camino hacia el avance y el progreso.

Trabajador incansable e igual de perfeccionista que Guillermo Antelo, esto provoca que el sacar algo adelante se eterniza, pero se tiene la garantía de conseguir unos resultados redondos.

Su deseo en la vida parece un poco de postal navideña pero ahí va: que el vino una a hombres y mujeres de diferentes países, culturas y razas.

Pues en las fotos salgo normal y con expresión simpática. Ni llevo gafas ni tengo cara de empollón.

Mohammed-TaronginoMohammed Ahmed (Mandi Bahauddin – Pakistán – 1980)

Siempre tiene la última palabra en las catas de Tarongino, es tan crítico que se lo vamos a pasar alguna bodega de la competencia.

Desde que leyó a Blasco Ibañez, siempre está Entre Naranjos, los poda, los riega, …, hasta les pone música pakistaní por los altavoces del móvil. Algunas veces Javi y Gonzalo dicen que mima demasiado a los árboles, pero Guillermo siempre acalla las voces de forma contundente diciendo que nunca es demasiado.

Cree que el mayor invento es Internet, le fascina la capacidad para acercar las personas, conectalas y hacer que compartan experiencias. ¿Será porque llama todas las semanas a Pakistán gratis?

Tolerante y comprensivo, aplica el “Vive y deja vivir.

“En cuanto me hagan la foto, me tomo una naranja de las que tengo detrás, que tengo bajón de Vitamina C.